VIOLENCIA EN LA RED

ImagenLa Colectiva acudió a la tercera edición del Congreso Nacional ‘Joven y en Red’, organizado por el Centro de Seguridad en Internet para los menores en España celebrado en Madrid el 11 de Febrero, coincidiendo con el Día Internacional de la Internet Segura.

Este año y bajo el lema “Juntos podemos hacer una Internet Mejor” se puso de manifiesto por todas las personas participantes la necesidad de implicar a todos los estamentos de la sociedad en el desarrollo de una internet más segura, respetuosa y satisfactoria.

Con demasiada frecuencia, la ecuación: Nuevas Tecnologías, menores y abusos o violencias se percibe como algo indivisible, polarizando al mundo adulto entre la curiosidad y el rechazo más frontal. Internet y las Nuevas Tecnologías son instrumentos al servicio de la ciudadanía, y como todo medio de comunicación o herramienta puede tener aplicaciones perversas, pero que nada tienen que ver con su esencia.

Cuando se trata de abordar el tema con infancia y juventud, se sigue cometiendo el error de diferenciar el mundo real del virtual.  Son uno sólo, que refleja o manifiesta de diferente modo lo que la sociedad es, piensa, expresa.

Así, la violencia en la red, y, en especial, la violencia de género en la red, no tiene otro origen o causas que los mandatos de género y la estructura patriarcal que sigue presente en nuestra sociedad, sólo que ha encontrado nuevos instrumentos para expresarse y ejercerse, quizá más visibles. Quizá, también, una preocupación más relacionada con lo estético que con lo estructural, explique en parte la pregunta que últimamente leo y oigo desde diferentes ámbitos. ¿Cómo puede ser que nuestr@s jóvenes sean más machistas que sus progenitores?.   

Nada nuevo bajo el sol. Pero ahora hay más estadísticas, estudios más sistematizados y, cómo no, el diario de bitácora de relaciones desiguales e insanas disponibles al público en las redes sociales.                                

Las y los jóvenes son lo que ven, lo que escuchan, lo que aprenden. No nacen con el cromosoma de la igualdad. Se encuentran en plena construcción de sí mismos y, cuando se expresan sobre ciertos temas, suelen estar polarizados entre lo racional y lo emocional y más cuando no recurren a lo vivencial sino al imaginario imperante en la sociedad. Se debaten en muchos casos entre “lo que les dicen que debe ser ”, “lo que ven” y “lo que sienten”.

Pero, a pesar de que, como las profesionales de La Colectiva venimos viendo hace ya un lustro, chicos y chicas siguen reproduciendo en su discurso, en un primer momento, ideas o pensamientos sexistas, también se observa una capacidad de pensamiento crítico, cuando se les ofrecen otras alternativas de ser, participar o pensar, fuera de la rutina conocida, las exploran, las aceptan e incluso las disfrutan.

Lo que nos preocupa en la perpetuación de los mandatos de género no es que las niñas quieran jugar con muñecas: es querer serlo.

De forma paralela al mundo fuera de la red, el éxito en las redes sociales acaba estando ligado al aspecto físico y el número de amigas/os del otro sexo que puedas añadir.  Y siguen asociando la manifestación de celos o el afán de control de sus espacios privados –móviles, cuentas en redes sociales, etc.- a pruebas de amor. Las redes y el móvil facilitan las situaciones de control, pero no son la causa. ¿Sabíais que un 36,3%  de una muestra de 8.000 menores asegura que las personas adultas de su entorno les han dicho con frecuencia que los celos son “una expresión de amor”?.

Los estímulos constantes que reciben además desde los medios de comunicación, la publicidad, las películas, las series, los videojuegos, base de su consumo mediático, son reflejo e instrumento de la sociedad androcéntrica, que dificultan la superación de una visión muy limitada de la realidad y del papel de las mujeres en la sociedad, y el que ésta visión sea crítica, si no se les entrena para ello. También lo que experimentan en clase o lo que leen en los libros de texto construyen su visión del mundo, en la que, desgraciadamente, las mujeres o bien están invisibilizadas o bien perpetúan los estereotipos y roles de género que son la semilla de la violencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Santuario del Alba

Un espacio de reencuentro con la cultura de la Madre Tierra, conocer nuestros orígenes, creencias, sabiduría y misticismo olvidado. Para compartir búsquedas existenciales de nuestra evolución humana.

Jose Bravo

Photo & psychotherapy

Coral Herrera Gómez Blog

para la salud y la igualdad

PSICOSEXUALIDAD

para la salud y la igualdad

Rojo Menstrual

para la salud y la igualdad

para la salud y la igualdad

el camino rubí

para la salud y la igualdad

FUNDACIÓN TERAPIA DE REENCUENTRO MADRID

fundaciontrmadrid@terapiareencuentro.org

12 Causas Feministas

para la salud y la igualdad

GOGARA, Tallers de Gènere i Sexualitat

Proposta Creativa deTallers sobre Gènere i Sexualitat per a població infantil, juvenil i adulta

Palomitas en los ojos

... pssi, hoy no he hecho nada de lo que me tocaba y he escrito esto.

La Colectiva

para la salud y la igualdad

sexcuela de colores

para la salud y la igualdad

para la salud y la igualdad

La luna roja

espacio de contenidos audiovisuales

Extrañándonos de lo "normal"

Reflexiones feministas para la intervención con mujeres drogodependientes

comodeaquialima

Perunizándome sin desmalagueñizarme

recrearecreatividadymovimiento

Movimiento expresivo, creatividad, masaje, igualdad, Expresión.

histericayrevolucionaria

toda revolución empieza por una misma

Budondo Intercultural Centre

Budondo Intercultural center is a center for intercultural learning

A %d blogueros les gusta esto: